La inversión a largo plazo es una gran idea, sobre todo en tiempos de volatilidad. Porque nos permite evaluar mejor nuestras inversiones. ¿Pero cuáles son sus tres modalidades?

¿Cuáles son las tres modalidades de inversión a largo plazo?

La inversión a largo plazo tiene muchos beneficios. Uno de ellos es que no debemos estar tan pendientes de lo que suceda en el mercado, ya que nuestra tesis de inversión se basa en un horizonte temporal de más de un año. Pero también debemos realizar un análisis exhaustivo del valor a invertir para determinar si es viable o no la inversión. Para este plazo podemos señalar tres modalidades posibles: Acciones, renta fija e inmueble.

Acciones

Es uno de los vehículos más empleados al momento de la inversión a largo plazo. Una cartera de inversión cuenta con varias acciones que se van equilibrando ante cualquier hecho relevante que pudiera ocurrir en el mundo, como la actual crisis económica en Europa y EE.UU.

Cada acción debe contar con su tesis de inversión en particular debidamente fundamentada y especificado los cambios que pudieran surgir.

Debemos distribuir el capital equitativamente en cada acción sobreponderando aquellas que se encuentran en un mejor momento sobre aquellas que pudieran no ser tan relevantes en el contexto. Por ej. en estos momentos las acciones defensivas como energéticas o alimentación sufrirán menos el revés de la inflación. Ofreciendo protección a nuestra cartera.

Aunque al principio dijimos que no es necesario estar al tanto de lo que sucede sobre el valor, si es cierto que debemos mantenernos atentos en momentos claves como las presentaciones de resultados trimestrales para evaluar posibles cambios.

Renta fija

Los bonos gubernamentales y privados también son los vehículos financieros elegidos para una inversión a largo plazo. Hay algunos factores a tener en cuenta con respecto a esto:

  • El riesgo de impago de un gobierno u organismos internacionales suele ser muy bajo. Por lo que el riesgo es mínimo, al igual que su rentabilidad
  • Los bonos privados suelen ofrecer mayor rentabilidad cuando cuentan con una baja calificación crediticia. No obstante, el riesgo de impago suele ser alto

Es decir que las ganancias en renta fija dependerán del riesgo al que nos exponemos. Por ello también los bonos de mayor plazo ofrecen una mayor rentabilidad que los de menor plazo.

inversión a largo plazo

Inmuebles

Los inmuebles son la tercera opción sobre la inversión a largo plazo. Cuando hablamos de inmuebles nos referimos a pisos y locales. Pero este tipo de inversión no está tan asegurada como los dos casos anteriores, ya que hay numerosos factores a tener en cuenta que podrían reducir nuestra rentabilidad:

  • IBI
  • Gastos de servicios (Gas, electricidad y agua)
  • Seguros
  • Comisiones de los agentes
  • Obras de remodelación

Y un largo etcétera por enumerar.

También hay que tener en cuenta la ubicación de los inmuebles. No es lo mismo un piso en Madrid que un complejo comercial en una ciudad alejada de las grandes urbes.

Aunque sigue siendo una de las opciones escogida por muchos al momento de pensar en el largo plazo.

¿Por qué escoger la inversión a largo plazo?

Porque solo requiere de un análisis inicial justificado y realizarle un seguimiento mensual o trimestral. Además de reducir mucho el estrés dejando de lado un poco las noticias o hechos políticos y económicos que suelen ser usados por aquellos que invierten en el corto plazo especulando simplemente con las subidas y bajadas de precio.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
¿Necesitas ayuda?