Que Finlandia se quiera sumar a la OTAN no es ninguna casualidad, ya que el gasoducto Nord Stream 2 pasa cerca de sus fronteras. Pero no es el único país involucrado.

¿Por cuántos países pasa el gasoducto Nord Stream 2?

El gasoducto Nord Stream 2 fue uno de los caballos de batalla de la OTAN y EE.UU. ante la crisis entre Rusia y Ucrania. Aunque cuando se habla del mismo se hace referencia a Alemania y Rusia, el mismo involucra varios países. Aunque no pasa sobre su territorio, pero si por el mar Báltico. Y si esos países forman parte de la OTAN más puntos de freno tendrá que enfrentar el proyecto.

¿Cuáles son esos países?

Descontando a Rusia y Alemania que son los dos extremos del proyecto, podemos encontrar a los siguientes países por los que atraviesa el gasoducto: Finlandia, Estonia, Latvia, Lithuania, Polonia y Suecia. De los mencionados Finlandia, Latvia y Estonia forman parte de la organización. Por lo que el ingreso a la OTAN de Finlandia y Suecia ayudaría a sumar fuerzas para impedir que el proyecto sea aprobado.

El gasoducto hubiera sido una solución energética para Europa

La gente que está involucrada o informada sobre el sector energético entenderá que el gasoducto Nord Stream 2 hubiera sido una solución energética para el viejo continente. Ya que se ahorrarían muchos costes de traslado del gas hacia los países. Alemania y Rusia hubieran sido los principales beneficiados en el proyecto.

Lo cierto es que el freno al proyecto y las consecuentes sanciones a Rusia han puesto en jaque a la distribución de energía en Europa que podría enfrentar problemas de cara al próximo invierno. Aunque ya podéis ver incremento en los recibos de energía en cualquier hogar.

gasoducto nord stream 2

¿Qué está pasando con el gasoducto Nord Stream 2 actualmente?

Mientras Rusia exige el pago de la energía en rublos ante el congelamiento de activos dentro de varias entidades bancarias, Alemania busca emplear algunas medidas.

Hace dos semanas el Ministerio de Economía alemán planteaba reconvertir parte del gasoducto en una conexión para una terminal de gas licuado en la costa báltica.

La idea principal es expropiar parte del gasoducto que está en Alemania y separarla del resto.

Pero esta medida no es tan simple, ya que Gazprom podría rechazar la operación.

Ayer el ministro de economía alemán, Robert Habeck, rechazaba la posibilidad de poner en funcionamiento el gasoducto para superar la crisis energética. “El proyecto Nord Stream 2 no tiene la autorización, está bajo sanciones”, dijo Habeck a la prensa, respondiendo a la pregunta correspondiente.

No obstante, el jefe del Comité de Energía y Clima del Bundestag, Klaus Ernst, pidió antes al Gobierno seguir el diálogo con Rusia sobre los productos energéticos, y estudiar la opción de utilizar temporalmente el gasoducto Nord Stream 2 para afrontar la crisis de precios.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
¿Necesitas ayuda?