La preocupación por el cambio climático ha llevado a numerosos inversores a seguir los criterios ESG al invertir. ¿Pero qué son y por qué importan?

¿Qué son los criterios ESG y por qué importan en la inversión?

El cambio climático ya es una realidad, aunque muchos se nieguen a verlo. La última sequía en Europa y Asia es una prueba de ello. Desde hace años se crearon los criterios ESG, Environmental, Social y Governance o criterios Medioambientales, Sociales y de Gobernanza. Con esto se busca a invertir en empresas preocupadas por trabajar por un mundo mejor. Dándole mayor apoyo a aquellas que cumplen con estos criterios que las que no.

¿Cómo se identifican estos criterios ESG?

Para poder conocer si una empresa cumple o no con estos requisitos, analizaremos cada empresa con estos factores:

  • Medioambientales: Estudian si la actividad de una empresa está contaminando el aire, el agua o la tierra y si se están haciendo gestiones para volverse ‘más verde’
  • Sociales: Analizan la política de la empresa en áreas como la diversidad e igualdad de oportunidades, la calidad del empleo, la protección del consumidor, el respeto al entorno y al bienestar de los animales, etc.
  • Gobernanza: Estudia si los órganos de dirección y de responsabilidad asumen prácticas de buen gobierno, con transparencia y controles a su actividad

¿Cuándo se iniciaron estos criterios?

Los criterios ESG se remontan a las décadas de 1960 y 1970 cuando los inversores querían evitar las “acciones de pecado” como las referidas al tabaco, alcohol, juegos de azar y armas.

A medida que la preocupación por el medio ambiente se incrementó, los inversores evitaban las empresas contaminantes como las petroleras. Pero recompensaban aquellas que trataban de reducir su impacto en el medio ambiente al reciclar, girar hacia energías más limpias o reducir el consumo de agua.

En los últimos 15 años se ha buscado a las empresas de “buen comportamiento”, flexibilizando incluso algunos criterios ante las inversiones potenciales y culminando en los actuales criterios que os comentamos.

criterios ESG

El desarrollo ESG en la inversión

El primer índice ESG se introdujo en 1990 llamado Domini 400 Social Index y era un índice bursátil compuesto por 400 empresas que operaban en bolsa y que cumplían ciertos estándares de excelencia social y medio ambiental.

En el 2002 se creó el primer ETF basado en estos criterios.

En abril de 2006, la ONU lanzó sus Principios de Inversión Responsable (PRI), un conjunto de seis principios ambiciosos elaborados entre la ONU y un grupo de 90 inversores, asesores y expertos de la industria.

Estos principios tuvieron mucha publicidad tras la crisis del 2008 y en la actualidad el número de firmantes alcanzó las 3826 firmas.

En julio de 2020, la publicación de la industria Pensions & Investments informó que la gestión de activos ESG se había “casi duplicado en cuatro años” hasta alcanzar los 40.5 billones de dólares.

En noviembre de 2020, Rishi Sunak, ministro de Finanzas y responsable de la Hacienda del Reino Unido, anunció el primer bono verde del país, un bono soberano emitido específicamente para financiar proyectos de infraestructura con bajas emisiones de carbono.

También en noviembre de 2020, el gestor de fondos del Reino Unido, Scottish Widows, anunció que vendería acciones por valor de 440 millones de libras esterlinas en empresas que no cumplían con sus estándares ESG.

¿Cuáles son los apoyos y críticas?

Quienes apoyan a los criterios ESG consideran que puede ayudar a los inversores a ganar dinero, mientras ayudan a mejor el medio ambiente.

Pero los detractores ponen algunas dudas al respecto. Señalan que son como ejercicios para “marcar casillas” que no traen ningún bien real. Es solo para mejorar la imagen de los inversores y las empresas. Incluso algunas organizaciones han sido acusadas de “blanquear de verde” su imagen al promocionar pequeñas iniciativas ecológicas, mientras siguen dañando al planeta.

También critican la “sopa de letras” al gran número de siglas: SASB (Sustainability Accounting Standards Board), TCFD (Task Force on Climate-related Financial Disclosures), CDP (Carbon Disclosure Project), GRI (Global Reporting Initiative), entre otras.

También señalan las numerosas agencias relacionadas a estos criterios, cada una con sus propias calificaciones.

¿Cómo sacar provecho de esta tendencia?

Podemos sacar provecho de los criterios ESG a través de:

  • Agencias calificadoras como Moody´s Corp. o MSCI Inc.
  • Proveedores de energía limpia
  • Fabricantes con una producción más limpia como Tesla o Polymetal
  • ETFs y fondos ESG
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
¿Necesitas ayuda?