vehículos financieros

¿Se puede aplicar la misma estrategia en distintos vehículos financieros?

Gran, gran, gran pregunta… ¿Podemos aplicar la misma estrategias en diferentes vehículos financieros? Porque, a priori, utilizamos el mismo gráfico para operar pero hay ciertos matices que debemos tener en cuenta.

¿Se puede aplicar la misma estrategia en distintos vehículos financieros?

El universo de los mercados es tan amplio y tenéis multitud de vehículos financieros. Debemos aprender a operar cada uno con sus diferentes particularidades para operar en ellos. Por ello es que no podemos aplicar la misma estrategia en todos, porque no todos funcionan de la misma manera ni responden a los mismos estímulos. Sin olvidar su particular movilidad en el día a día.

¿Por qué no puedo aplicarla en todos los instrumentos financieros?

Muy simple, porque cada instrumento financiero responde a su propia lógica y poco tiene que ver con el resto. Aunque haya activos estrechamente relacionados como una moneda en particular con su propio mercado como puede ser el yen con las acciones japonesas, estos varían en su particular modo de vida. Todos los vehículos financieros son independientes, pese a estar relacionados con otros.

¿Cómo podemos determinar estas particularidades de los vehículos financieros?

Para ello podemos establecer dos rangos en los mercados, la liquides y temporalidad. Estos son dos factores que en menor o mayor escala determinarán como establecer una estrategia independiente entre los distintos instrumentos financieros:

  • Alta liquides y baja temporalidad
  • Baja liquides y alta temporalidad

Parece un juego de palabras pero es algo a lo que debéis estar acostumbrados, pero vamos a explicar cada uno.

Alta volatilidad y baja temporalidad

Cuando un activo financiero tiene mucha liquides, significa que tendremos muchas posibilidades de sacar rédito al mercado al alza o a la baja. Ante este escenario, una escala temporal reducida nos permite encontrar más oportunidades que si aplicamos una escala mayor. Un ejemplo de ello es el mercado forex, un activo ideal para hacer day trading. Al  haber mayor liquides, mayores operaciones podremos hacer. Eso si con un elevado riesgo como contrapeso. Mientras más dinero ande rondando entre la oferta y demanda, mejor será.

Baja liquides y alta temporalidad

Aquí tenéis el escenario inverso, vehículos financieros con muy poca liquides. Debido a eso, si utilizamos temporalidades bajas podemos ver demasiado ruido. Por lo que la escala temporal debe aumentarse para que se acentúe mejor el gráfico y podamos analizar con mayor detalle lo que el mercado nos dice. Un claro ejemplo de ello es el mercado de materias primas. Es un activo que responde a una lógica más pausada que el forex y presenta movimientos bruscos y las posibilidades de entrar se dan en los grandes impulsos que vienen acompañados de confirmaciones de la tendencia y solo podemos detectar en gráficos mayores.

La liquides manda

Los vehículos financieros posee diferentes grados de liquides, recordad que esta es la posibilidad de poder comprar o vender un activo rápidamente. A mayor liquides, mayor cantidad de ofertantes y demandantes en el mercado. A la inverso si la liquides no es la indicada. Por ej. durante los fines de semana la liquides en los mercados se reduce, lo que limita las posibilidades de inversión y aumenta también los costes de cada operativa.

Si queréis operar con soltura debéis buscar un activo con mucha liquides y adaptar vuestra operativa a ese vehículo financiero. Si os gusta ver las cosas más a largo plazo, podéis buscar un activo que no cuente con tanta liquides para poder analizar con calma y sin prisa.

Como veis, los vehículos financieros son todo terreno y se adaptan a cada trader. ¿Y tu en que tipo de activo operas? ¿Cuenta con mucha o poca liquides? Deja tu experiencia en los mercados, te leemos.

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *